Shadow Heir (Dark Swan 4)

Shadow Heir (Dark Swan 4) - Richelle Mead

Me apena que se termine Dark Swan porque es de lo que más me gustó de Richelle Mead.

Durante una buena cantidad de capítulos no da la sensación de que sea un final de saga. La historia comienza unos meses después de donde terminó Coronada de hierro.

Por momentos resulta lento (pero no aburrido) porque durante un tiempo no ocurre nada demasiado significativo. Por ser el último libro esperaba acción constante.
Una vez más me sorprendí con la imaginación de la autora, y durante prácticamente todo el libro realmente no tuve ni la más mínima idea de cómo iba a terminar.

Como marca registrada, el sarcasmo y el humor irónico brillan, especialmente con las apariciones de Volusian (que demostró tener una memoria excelente, por cierto). Es muy notoria la diferencia entre las series juveniles y ésta, en fragmentos como por ejemplo:

 

Volusian vaciló. -Señora, nunca le he pedido nada en mi servidumbre. Pero ahora, le ruego esto: no me mantenga pasando estos sentimientos adolescentes de ida y vuelta durante toda la noche.


El final me sorprendió (enorme punto a favor) y hubiera querido más.

Así como muchas veces las sagas se extienden cuando ya no queda más para decir, creo que Dark Swan podría haber continuado uno o dos libros más.