A Brush of Darkness

A Brush of Darkness (Abby Sinclair, Book 1) - Allison Pang

Reseña de Fantasía Mágica

Me encantó este libro.
Me siento en la (casi) obligación de aclarar que esta novela la leí en inglés, así que no se qué tal es la traducción. Me intriga porque hay ciertos conceptos que no se cómo habrán traducido, y no me fascina lo que hicieron con el título (originalmente "Una Pincelada de Oscuridad"). Podrían haberlo dejado como "El pacto" a secas, como para que no suene tan a chick-lit... que no lo es.
La tapa tampoco me gusta, ya que estamos, más cuando la original es tan linda.

Ahora a lo que importa: me encantó este libro (si, ya se que ya lo dije).
Allison Pang es una escritora bastante nueva, y si éste es recién su primer libro, los próximos deberían ser geniales.
Comencemos porque la primer frase del libro es "Pîs de gato y coles".
El resto del libro es original también, no porque nos plantee un argumento completamente diferente (creo que eso es casi imposible ya) sino por la forma en que escribe, la soltura, el humor, la forma de narrar. Todo.
Me divertí mucho leyendolo, esa es la verdad. Hay comentarios y diálogos que me hicieron soltar carcajadas, o el equivalente silencioso y semi atragantado que sale cuando todos duermen menos quien lee. Rompe clichés imbéciles a diestra y siniestra, y hasta se burla -en voz de su protagonista- de ciertas cositas que se están viendo hasta el cansancio en libros juveniles, y que, seamos sinceros, nadie se cree... como del personaje milenario que nunca se enamoró.
Hay muchos momentos de humor, y muchos momentos realmente 'friki', además de la feliz inclusión de nombres como Nightwish y Apocaliptica. No voy a adelantar nada, pero ciertas cosas son tan inesperadas y absurdas -por lo cotidiano- que me hicieron doblar de risa.

Abby Sinclair es una protagonista diferente. Empecemos porque entramos en la historia cuando ella ya tiene conocimiento absoluto del Otro Mundo (donde habitan los Otros: ángeles, demonios y fae) y ve todo con total calma -aunque alguna que otra cosita la sorprende a veces-. Primer brisa de aire fresco: no es la clásica colgada de la rama que se encuentra con que existe todo un mundo que desconoce.
Ella es la TouchStone (algo así como 'ancla a este mundo') por contrato de Moira, una elfo que hace cuatro meses se fue dejando sólo una nota, y confiando a Abby la atención de una librería -que huele a pis de gato y coles- y la responsabilidad de abrir y cerrar todos los días el Mercado de la Medianoche: un curioso mercado para los Otros que abre sólo una hora por día y donde todos abandonan el glamour que los hace ver humanos y compran artículos bastante curiosos.
Pero es en la librería donde aparece Brystion, un Otro atractivo (obviamente) que está buscando a Moira y para bien o para mal, tiene que contentarse con Abby. Él busca algo que no quiere decir qué es, y por supuesto Abby va a verse involucrada, quiera o no.

Pero la verdadera brisa de aire fresco es la protagonista en sí. No es ni la luchadora, ni la damisela en apuros. Es sarcástica, es extremadamente directa, no tiene ni medio gramo de paciencia, usa el léxico de un marinero, piensa antes de actuar (por fin) y lo mejor de todo: tiene dignidad y no se arrastra atrás de un hombre con un rostro bonito. Gracias Allison Pang, te necesitábamos.
Tampoco es aquella de la que todos se enamoran. Es una chica delgada con una adicción al bacon, ex bailarina por fuerza, con un mechón teñido de fucsia y el otro de azul. Perdió a su madre muy recientemente en un accidente y tiene serios problemas para procesarlo, además de unas pesadillas horribles que no la abandonan ni una noche. Si a eso le sumamos que por ese accidente ella perdió la capacidad de bailar (gracias a una rodilla que no quedó bien), que ahora tiene una placa metálica en la cabeza, una fea cicatriz en la raiz del cabello y a veces convulsiones... tiene el plato lleno.
Por la dedicatoria da la sensación de que la autora también perdió a su mamá y ha volcado parte de esos sentimientos en el libro. A lo que voy: está escrito con verdadero realismo, al punto de que en un momento realmente me entristeció (pero es breve, este no es un drama ni por asomo).

Ya dije que Abby está completamente interiorizada sobre el mundo de los Otros, pero no es sólo ella. También tiene amigas que conocen de la existencia de ese mundo, así que puede hablar libremente. La que más me intrigó, y espero saber más sobre ella (si bien hacia el final aprendemos algo muy importante) es Melanie, la violinista que tiene la capacidad de abrir portales hacia el CrossRoad, el punto donde se encuentran los mundos de los Fae, con el de los Ángeles y los Demonios.
Hay muchos personajes y tres bandos claramente separados que no se pueden ver entre sí. Como es el caso del ángel Robert (nombre inusual para un ángel) que tiene un carácter considerablemente malo, y el íncubo Brystion, todo él seducción, humor y motivos ocultos.

Y no puedo dejar de nombrar a quien será su compañero casi involuntariamente: un unicornio miniatura. Quisiera decir mucho sobre él (cómo su nombre) pero es mejor dejarlo a la sorpresa. Lo único que puedo contar sin hacer spoiler es que tiene la libido por los cielos porque siempre tuvo de TouchStone a chicas vírgenes, así que además de prenderse a la pierna de Abby como un chihuahua en celo -esa comparación se hace en un momento- se instaló a dormir en el cajón de su ropa interior... que ahora está siempre llena de pelos y oliendo a unicornio. Ah, y muerde traseros.

En resumen: recomiendo este libro a quienes lean novelas paranormales y estén cansados de los libros juveniles predecibles. El final de esta novela es razonable y en ciertos puntos hasta sorprendente.

Ya (casi literalmente) estoy empezando la continuación.