El Gran Gatsby

El Gran Gatsby - F. Scott Fitzgerald

Reseña de Fantasía Mágica

No había leído nada de Fitzgerald hasta ahora, incluso por alguna razón tenía un importante caos mental respecto a cuales eran sus libros.
Lo cierto es que me acerqué primero a El Gran Gatsby para luego ver la película. A pesar de todo, no sabía de qué trataba la historia, y siguiendo la costumbre de no releer el argumento antes de empezarlo, me tomó completamente por sorpresa.

Lo primero que quiero decir es que me pareció genial la forma de escribir. Los autores de la primera mitad del siglo XX siempre me sorprenden para bien. Me olvido que ya por esa época la literatura había cambiado y se había vuelto más informal y dinámica.
Las descripciones de El gran Gatsby son muy buenas y la imagen soñadora que nos proyecta de la Nueva York de los años ’20 vuelve a la ciudad absolutamente maravillosa.
A pesar de que es un libro corto, en ningún momento da la sensación de que la historia o el transcurso de los hechos importantes sean apresurados o vistos a la ligera.

El narrador de la historia es Nick Carraway, un hombre de edad indeterminada que nos cuenta y habla directamente, recordando la época en la que tenía alrededor de 30 años y conoció a Jay Gatsby.
La casa que Nick alquila en Long Island tiene por vecino al el misterioso, excéntrico y rico Gatsby, hombre que despierta su curiosidad por el hermetismo y la cantidad de teorías extrañas que lo rodean. Nadie sabe realmente quién es, a pesar de que todos parecen tener una versión diferente sobre su vida.

Luego de la Primera Guerra Mundial la gente experimentó un desenfreno y una alegría de vivir casi exagerada. Así son las fiestas en la mansión de Gatsby a las que todos asisten sin necesidad de una invitación.
Nick lleva una vida mas bien monótona, a pesar de codearse con bastante frecuencia con su prima Daisy Buchanan, adinerada y en apariencia superficial, y su marido Tom Buchanan, personaje desagradable si los hay.
Ya en la primer visita, además de conocer a la extraña golfista Jordan Baker, nos enteramos que Tom tiene una amante a quien pronto Nick conocerá. Es una mujer odiosa y pretenciosa que engaña a su marido abiertamente y se da aires de gran señora cuando se encuentra con su amante. Son a cual más antipático.

Cuando finalmente Nick es invitado formalmente a una de las fiestas de Gatsby (algo que no ocurre frecuentemente, la gente simplemente va) finalmente el velo de misterio comienza a caer… o quizás sea más adecuado decir que crece aún más. El ponerle una cara al excéntrico personaje sólo logra aumentar su curiosidad.
Quizás sea por los hechos que narra, pero da la sensación que a partir de conocer a Gatsby la vida de Nick tiene un poco más de luz.

Gatsby es diferente de lo que hubiera imaginado, luego de toda la expectativa que genera. Se mantiene casi al margen en sus propias fiestas y simplemente deambula viendo a los demás divertirse. Hay muchos rumores, y si bien ninguno suena cierto, durante buena parte de la historia lo poco que el mismo Gatsby dice tampoco se sabe si es verdad o si es mentira.
Sobre Nick… bueno, durante una pequeña parte del libro creí que era gay (o al menos hasta que conoce a Jordan). Quizás es por eso que hay tantas teorías entre lectores de que él en realidad estaba enamorado de Gatsby, pero a mi sinceramente no me dio esa sensación. Sus sentimientos hacia Gatsby son bastante encontrados, pero no son de amor.
Daisy es un personaje que me gustó mucho, a pesar de que a la mayor parte de la gente parece no gustarle (hoy estoy lleva-contra). Cuando llegamos a conocerla más en profundidad realmente le tomé cariño, y la historia que se desarrolla alrededor de ella me gustó muchísimo por su ternura.

El final es… no se qué pensar sobre el final. Me sorprendió, no tanto por inesperado sino porque no creí que realmente fuera a tener ese giro. O al menos no de ese modo.
No se bien qué es lo que esperaba, pero no era eso. Me desorientó y me hizo dudar sobre mi opinión sobre todo el libro. Ahora viéndolo más de lejos me doy cuenta de que es adecuado, dentro de lo absurdo que me resultó.
Es realmente un muy buen libro, diferente, pintoresco y original.