Cincuenta sombras de Grey (Cincuenta Sombras, #1) - E.L. James, Pilar de la Peña Minguell, Helena Trías Bello Reseña de Fantasía MágicaNo.No. No. No. No.NO. Empecé Cincuenta sombras de Grey por pura curiosidad, por la fama y el éxito mundial que está teniendo. Leí el 24% y lo dejé asqueada en muchos aspectos, pero como tengo la maldita manía no me gusta dejar libros sin terminar, finalmente me obligué a leerlo hasta el final.Si  -con todo derecho- les gusta/encanta este libro, mi muy extensa opinión (que será altamente negativa y sarcástica) puede resultarles molesta o incluso ofensiva. Éste es el momento de dejar de leer, no digan que no les avisé.Resulta que Cincuenta sombras de Grey es una adaptación (y por adaptación me refiero a 'misma historia, diferentes nombres') de este fanfic (historia escrita por fans) de Crepúsculo. Así que los verdaderos nombres eran Bella en lugar de Ana, y Edward en lugar de Christian.Me enteré de este dato momentos después de terminar de leer el libro, con lo que le perdí por completo el poco respeto que le tenía. Lo considero un insulto a Crepúsculo. Y no soy fan de Crepúsculo.Así que a partir de ahora me referiré a este "libro" como ésto. Empezamos ésto con Anastasia Steele, la protagonista que nos narra en presente y primera persona, dolorosamente angustiada porque no puede controlar su pelo. Casi lo dejo ahi mismo.El siguiente problema existencial que se le presenta a nuestra heroína es que tiene que ir a entrevistar al millonario empresario Christian Grey en reemplazo de su resfriada amiga Kate, hermosa, inquisitiva, segura y exitosa en absolutamente todo lo que emprende, al punto de que hasta enferma y verdosa parece que es una belleza despampanante. Hasta ahora apesta a chick-lit barato.Ana va entonces a las lujosas oficinas del señor Grey, como más adelante nos enteramos que le gusta que lo llamen, y aquí comienza todo. Luego de una entrevista desastrosa y balbuceada durante la cual Ana se ruboriza unas diez veces ante la intimidante (aunque muy atractiva) mirada de Grey, comenta hasta el hartazgo que está nerviosa, ruborizada y que él la intimida, le pregunta (ruborizada) si es gay -a pesar de que la intimida-, finalmente se levanta de su silla y se cae al suelo, y él la mira, y ella se ruboriza porque la intimida. Y adivinen qué pasa? se ruboriza de nuevo... porque la intimida."Ray es un buen carpintero, y gracias a él sé diferenciar una espátula de un serrucho" Ana estudia Literatura y está a un exámen de recibirse, pero mientras tanto trabaja en una ferretería. Es aquí donde vuelve a ver a Grey, que se aparece para comprar cables, cuerdas y creo que cinta adhesiva, y Ana se ruboriza cuando lo ve porque la intimida a pesar de que le gusta. Ruborizada una vez más, Ana acepta el teléfono de Grey una vez que le dice que su amiga Kate necesita fotos suyas para el artículo donde saldrá la entrevista. Dicha sesión de fotos se hace en la habitación del hotel donde se hospeda Grey, y mientras Ana se ruboriza y se siente intimidada, llega a la conclusión -por cosas que otra chica vería como muestras de consideración- de que Grey es un hombre muy dominante y dictatorial. Es dictatorial, por ejemplo, en querer hacerla comer. Ella aparentemente puede subsistir con alcohol y cuatro cucharadas de sopa cada dos días (no exagero) pero él está obsesionado con que coma. Qué hombre tan poco razonable!!Que es dictatorial y controlador se va a repetir hasta la muerte, así que también va a quedar más que claro."Esto es más sexy que la pasta de dientes" Y hablando de repetir, Ana, Christian Grey, Kate y algunos amigos más no son los únicos personajes que tiene ésto. Además de que Anastasia se ruboriza constantemente, tendremos las estelares y nunca bienvenidas apariciones de lo que me gustaría llamar sus alter-egos. Esto es, su subconsciente, que vendría a ser algo así como la voz de su conciencia y que, además de tener muchas y muy molestas formas de manifestarse constantemente (me hartó, y ni había llegado al 24%), parece que usa anteojos de medialuna. Si, suena muy lógico.Y luego está aquella otra parte de su "personalidad", que creo que nace al conocer al intimidante, dominante, dictatorial y ruborizante Christian Grey, y no es otra que "la diosa que llevo dentro".En este momento paré y escribí en el libro "WTF???".En resumen, sumado a que Anastasia tiene muy poca personalidad, ese poco está dividido en tres."Asiento con timidez. La diosa que llevo dentro está sentada en la postura del loto y parece serena, aunque tiene una astuta sonrisa autocomplaciente en la cara." Voy a resumir, porque a pesar de la falta de argumento, ésto es largo. Ana y Christian (como lo empieza a llamar, lo que por lo visto la vuelve una rebelde sin causa) comienzan a verse más seguido. Ella se ruboriza, su subconsciente la juzga, la diosa que lleva dentro hace complicados pasos de baile para demostrar su entusiasmo, él le dice que a ella no le conviene alguien como él, ella se ruboriza y se empecina en que lo quiere, Grey se muestra dominante y dictatorial, ella se ruboriza y muy borracha vomita adelante de él -lo que convierte ese día en el peor de su vida-, él se la lleva a su hotel para que duerma y le da un ibuprofeno para la resaca -lo que para Ana lo convierte en un obseso del control-, ella se ruboriza y come cada vez menos, él quiere que ella coma, ella se ruboriza e intenta comer, él la invita a su casa, ella se ruboriza y se depila -por aparentemente primera vez en su vida-, ambos (con Ana ruborizada) viajan a Seattle en el helicóptero de Grey.Entonces ella se ruboriza al ver su departamento, él se muestra distante, controlador y cálido a la vez, ella se ruboriza y él le dice que si quiere que estén juntos tiene que firmar un contrato de confidencialidad y obedecerlo en todo.Y es ahí donde le dice la irresistible frase de conquista "No voy a tocarte, Anastasia… no hasta que tenga tu consentimiento por escrito". La diosa que lleva dentro se enloquece, su subconsciente la juzga, Ana se ruboriza y firma el contrato sin leerlo. Él le muestra una habitación que Ana pasa a llamar "el cuarto rojo del dolor", al que compara con una habitación de tortura de la inquisición española y que está lleno de juguetes de sadomasoquismo. La diosa que lleva dentro se vuelve insoportable de alegría."La diosa que llevo dentro baila merengue con algunos pasos de salsa." Mencioné que Ana es virgen? Una virgen que hasta hace poco se ruborizaba de que la abracen saldría de esa habitación que no le alcanzarían las piernas, ella en cambio decide leer y considerar (mientras se ruboriza) un segundo contrato en el que Grey le especifica que el rol que pretende de ella es el de una sumisa, mientras que él sería el amo. Dicho contrato dice entre otras cosas que ella debe aceptar recibir golpes sin quejarse, siempre y cuando esos golpes no la lastimen.Ah, ahora si está bien entonces.También se enumera con lujo de detalles una cantidad de instrumentos, juguetes y técnicas sadomasoquistas para que ella decida los límites infranqueables de lo que está dispuesta a hacer o no. También se detallan temas de salud, alimentación, preparación física y horas de sueño. Y le dice que le va a comprar ropa. Esto es lo único que ella objeta, no está segura de si se sentiría cómoda con eso.El resto es perfectamente aceptable, evidentemente.La diosa que lleva adentro está más que insoportable para éste entonces, y ahora se le suma otra de las muletillas: Madre mía. Esta nueva expresión me hizo poner los ojos en blanco cada vez que aparecía. Llegado un punto temí que se me dieran vuelta.Para que Ana investigue sobre el contrato (porque no puede hablar con nadie por el contrato de confidencialidad) Grey le da una Mac Book Pro de 32 GB de RAM para que le envíe mails y haga búsquedas en Google. Después le regala también un BlackBerry para poder localizarla en todo momento y un auto nuevo, porque juzga que el de ella no es seguro.A esta altura estaba considerando seriamente que Grey sea bipolar. De él se sabe muy poco, salvo que posee una cantidad obscena de dinero, que fue adoptado, que tiene claros problemas psicológicos (no quiere que nadie lo toque), es violento y, ahora sí, está obsesionado por tener el control de todo.Anastasia lo describe en un momento como "triste, extraño y perverso" y en eso estoy de acuerdo con ella."Me miro en el espejo del baño. No puedes estar planteándotelo en serio… Mi subconsciente parece cuerda y racional, no mordaz, como suele ser. La diosa que llevo dentro no deja de dar saltitos y palmas como una niña de cinco años. Por favor, di que sí… si no, acabaremos solas con un montón de gatos y tus novelas por única compañía."Eventualmente Ana accede (aunque no firma) y comienza la parte erótica en sí. Considerando que la chica es virgen, la forma en que la trata la primera vez me horrorizó. A ella le encantó. Pasada esta primer experiencia, la diosa que lleva dentro está en las nubes, su subconsciente sigue juzgándola, ella sigue sonrojándose y el 'madre mía' aparece tanto que dan ganas de revolear el libro.Momento, acá realmente lo hice.Después de la primer, llamémosle, interacción en el cuarto rojo del dolor, dejé el libro durante un mes. No es nada agradable. Pero quiero aclarar que no lo digo por lo que hacen en sí, sino por ellos. Esos personajes vuelven todo desagradable, además de que la narración pésima lo vuelve patético y asqueroso.Al final lo retomé y me encontré con que la historia es básicamente más de lo mismo. Ana se ruboriza, la diosa y el subconsciente están insoportables, Grey la maltrata y castiga si pone los ojos en blanco (a mi me hubiera querido matar para éste entonces), la obliga a comer, ella tiene sentimientos encontrados pero se enamora de él, hay escenas muy desagradables y lentamente la relación "evoluciona" de forma extraña, incorrecta, pervertida y disfuncional.Hay momentos en que parece que la historia quiere repuntar, pero en seguida vuelve hundirse. Hay bastante historia fuera de lo erótico, pero es una historia de mala calidad.Lo malo de ésto (además de todo) es el subconsciente, la diosa, los madre mia y que se pone roja más seguido que un semáforo. Y que ella es patética. Y él es desagradable,tirano, maniático, obsesivo, bipolar, pervertido y agresivo. A veces ella gana seguridad, pero luego parece que es el alcohol que la envalentona, porque vuelve a ser la misma patética de siempre muy rápidamente."Miro rápidamente hacia la puerta, sintiéndome culpable, y toco las cerdas del cepillo. Están húmedas. Debe de haberlo utilizado ya. Lo cojo a toda prisa, extiendo pasta de dientes y me los cepillo en un santiamén. Me siento como una chica mala. Resulta muy emocionante." Finalmente, leí la sinopsis hace un rato y no miento cuando digo que me dio un ataque de risa. Dice "despertarán en las lectoras las ganas de ir más allá y ahondarse en el mundo de sus protagonistas". Está diciendo que despierta el deseo de ahondar en el sadomasoquismo o solamente en el de Cincuenta sombras de Grey? Porque para lo único que entraría en el mundo de sus protagonistas sería para estamparle la cabeza contra una pared a Anastasia.Llegado un momento mi reacción de poner los ojos en blanco fue reemplazada por la de golpearme la cara con la palma de la mano. Por suerte se terminó porque tendría la nariz hundida si fuera más extenso. Por las dudas voy a apurarme a leer otro libro porque si realmente el mundo se termina el 21 de diciembre no quiero que ésto sea lo último que haya leído.Ahora hablando en serio, lo que me preocupa de que ésto sea tan exitoso es en parte porque la calidad de escritura es paupérrima, la protagonista no es otra cosa que patética, y por sobre todas las cosas, es un mal ejemplo inmundo sobre un tipo de relación horrorosa donde está bien que te golpeen y te tengan controlada, celada y más controlada todo el tiempo. Espero de corazón que no haya mujeres que aspiren a encontrar un hombre así. Este tipo no está bien, chicas."Desde el fondo de mi mente resuena lo que suele advertirme mi madre: «Nunca te fíes de un hombre que baile bien»."  - Qué clase de consejo es ese????Algo que no pude evitar es contar (con Word) la cantidad de veces que se repiten las frases de oro. Tenemos como resultado:"Me ruborizo" = 72 veces"La diosa que llevo dentro" = 56 veces"Mi subconsciente" = 74 veces"Madre mía" = 105 vecesEn 544 páginas.Y que conste que siento que le estoy regalando mucha nota.