La casa de los mil pasillos (El castillo ambulante, #3) - Diana Wynne Jones 4.5Reseña de Fantasía MágicaQuiero empezar diciendo que me encanta el nombre del libro. Me gustan los títulos que dan un concepto infinito, me hace pensar (aunque no tiene nada que ver) en El jardín de los senderos que se bifurcan.Este tercer y último libro está ambientado en High Norland, otro de los reinos del mundo de Howl.Charmain Baker (la protagonista) es un personaje que me sorprendió en muchas ocasiones. Y la razón principal es que es una chica realmente odiosa, y aún así resulta simpática y muy querible. Punto para la autora.Como ocurría con Sophie Hatter cuyo padre tenía una sombrerería, Charmaine Baker es hija de un panadero. Lleva una vida acomodada y dedicada a, básicamente, no hacer otra cosa que leer, comer y ser respetable.Charmaine es, lo que se diría, una completa inútil (y no tiene intención de dejar de serlo). Como su madre la educó para ser respetable, eso significa que desconoce absolutamente todo sobre mantener un hogar, cocinar, o hacer nada más que ser respetable y leer. Y comer. Tiene un metabolismo envidiable, porque a pesar de su ritmo de alimentación es flaca como un palo.Su tía Sempronia (cuyo nombre a mi juicio describe personalidad y aspecto) está determinada a hacer que Charmaine deje de ser una vaga inútil -si no lo dice con esas palabras lo da a entender perfectamente- y es por eso que la sugiere para ser la casera temporal de su tío William, de profesión: mago. El tío William está muy enfermo (nadie sabe qué tiene, pero está muy enfermo) y va a retirarse unos días para ser sanado por los elfos. Mientras tanto necesita de alguien que cuide su casa. ¿Y quién mejor que Charmaine, que no sabe hacer absolutamente nada, y además jamás tuvo contacto con la magia porque no es algo respetable?Después de un viaje larguísimo, llega y se instala en una pequeña casa que está hecha un caos y su tío se va con los elfos dejándole muy pocas instrucciones: cuando tenga una duda debe preguntarlo en voz alta y unas grabaciones mágicas le responderán, y si algo no se soluciona así, hay una valija cuyo contenido explica todo el resto.Hay platos sucios en todos lados, ropa sucia en todos lados, desorden en todos lados, y un perrito blanco llamado Waif que parece tener el estómago del tamaño de un elefante. ¿Cuál es la solución que encuentra Charmaine a estos nuevos problemas? sentarse a comer y leer. Su política es que como ella no produjo todo ese desorden, no tiene por qué ordenarlo. ¿No es un encanto? y aún así, es una muy buena protagonista.El interés de Charmaine se despierta cuando encuentra una biblioteca, especialmente un libro llamado El livro del palimpsesto que es una especie de manual para magos principiantes. Feliz de ver que su madre no está para decirle que la magia no es respetable, se dispone a intentar su primer hechizo para volar. El libro livro sin embargo parece tener voluntad propia y sus páginas comienzan a moverse sin que Charmaine se de cuenta. El transcurso de este primer hechizo me hizo reir muchísimo, además de que los ingredientes son uno más extraño que el otro.A nuestra egoista, vaga e inútil (pero simpática) protagonista se le suma esa misma noche un muchacho llamado Peter, que va a la casa del mago para convertirse en su aprendiz, porque su habilidad mágica es prácticamente nula (y tampoco sabe diferenciar la izquierda de la derecha). No es menor el disgusto de ambos al ver que ahora están los dos atascados con el otro, especialmente cuando Peter se da cuenta de que Charmaine no piensa mover un dedo más que para consentir a Waif.Juntos deberán lidiar con los cuidados de la casa, intentando hacer algo de magia y luego solucionando esos hechizos porque nunca parecen salir bien... como por ejemplo terminar con la casa llenísima de espuma al intentar encender la chimenea. Afortunadamente la casa realmente parece tener mil pasillos, a pesar de verse tan pequeñita desde afuera.Hay muchos seres fantásticos que creo que son inventados (o por lo menos no son frecuentes) como los lubbock, una mosca humanoide y de aspecto desagradable que es letal para los humanos. ¿Y adivinen en el jardín de quienes se instaló uno?Es uno de esos libros en que cualquier cosa puede ocurrir. Para que se den una idea de lo que digo, en un momento que estaba un poco cansada me confundí los nombres de Charmaine con el de Waif y pensé que el perro que había empezado a hablar. Y lo tomé con total naturalidad.A diferencia del libro anterior, esta vez Howl, Sophie y Calcifer aparecen muy pronto, y Howl hará su entrada con un aspecto muy particular que le pondrá a Sophie los pelos de punta. Los vamos a ver bastante y cada momento es más divertido que el anterior.Lo que sí se mantiene es la cantidad de cosas que ocurren en muy pocas páginas, el humor, la simpatía y como siempre, los problemas.El final es muy, muy divertido. Es una pena que ya no haya más libros de esta serie, me hubiera encantado leer más.