Estudio en Escarlata - Amando Lázaro Ros,  Arthur Conan Doyle 4.5Reseña de Fantasía MágicaDebo confesar que tengo una debilidad por las historias de Sherlock Holmes desde que soy chica, así que conmigo los libros de Doyle ya ganan puntos aún antes de empezarlos. Fue puro accidente que ahora me comprara el primero de la serie, es más, hasta hace muy poco ni sabía que estos libros estaban numerados y había estado leyendolos de forma desordenada. El horror!Como todos los libros de Sherlock Holmes, tenemos como narrador al Doctor Watson que nos cuenta la historia en primera persona, a pesar de no ser el protagonista.Comenzamos con Watson poniéndonos al tanto rápidamente sobre su vida como médico militar en la guerra de Afghanistán (estamos en el siglo XIX. Parece que nunca tuvieron paz.), sobre cómo a causa de sus heridas volvió a Londres donde se encuentra recuperándose y aburriéndose soberanamente.Buscando un lugar para vivir es como acaba conociendo a Sherlock Holmes, un hombre de personalidad atípica que le propone alquilar entre ambos el famoso departamento del 221B de Baker Street.En un principio Watson no está muy seguro de qué es lo que hace su nuevo compañero de cuarto, pero pronto se devela el misterio: el excéntrico Sherlock Holmes es un detective privado que ayuda a la policía a resolver crímenes mediante un método basado en observación y la deducción, método que afirma haber creado. Al principio Watson no lo toma en serio, pero luego de verlo en acción durante la investigación de un asesinato, toda duda se transforma en respeto.Es al rededor de la resolución de este asesinato que se desarrolla la historia.Las deducciones de Sherlock Holmes son impecables. Tiene una serie de conocimientos extraños y muy extensos que aplica en sus investigaciones. Watson de hecho hace una lista de los temas sobre los que Holmes sabe en profundidad y otros completamente mundanos que desconoce y no tiene interés en recordar. No es una novela muy larga, y para haber sido escrita en el siglo XIX está escrita de forma muy entretenida, con diálogos ingeniosos y una historia atrapante.El libro está dividido en dos partes, y me sorprendió mucho (mucho) que la segunda parte no estuviera protagonizada por Sherlock Holmes y Watson y que ni siquiera estuviera ambientada en Londres, sino que tratara sobre la historia de un hombre que se encuentra al borde de la muerte en un desierto de la zona de Utah.Esta segunda historia, si bien no tiene aparente relación con lo que veníamos leyendo, es tan absorvente como el resto del libro. No la salteen, es muy buena y no está ahí por capricho.