La trampa del amor (Oscuros, #3) - Lauren Kate 3.5Reseña de Fantasía MágicaAVISO DE SPOILERS DE LOS LIBROS ANTERIORESDe los tres que leí hasta ahora, éste es el que más me entretuvo.La introducción como siempre es muy buena, y por primera vez hay capítulos donde no vemos a Luce como protagonista, sino que están enfocados en Daniel.Es un cambio bienvenido, sobre todo porque Luce a veces puede resultar un poco irritante.A lo mejor yo soy demasiado despistada, pero hasta ahora no me terminaba de quedar claro que Cam, Roland y compañía eran demonios. No se si se los había nombrado abiertamente así antes, pero como además tienen alas doradas no los asociaba con el infierno, sino que los veía como ángeles descarriados.Los viajes en el tiempo me encantan, y que ahora la historia se base en eso es como una brisa de aire fresco. O dicho de otro modo, finalmente no transcurre en una escuela.Nos encontramos nuevamente en el punto donde terminó el libro anterior. Luce acaba de entrar en una Anunciadora y se dispone a viajar al pasado para conocer la historia de sus reencarnaciones, y así llegar a entender mejor el amor y el lazo con Daniel.Prácticamente cada capítulo representa una vida diferente situada en una época y lugar del mundo distinto. Luce llegará siempre para el momento en que su encarnación anterior ya conoce a Daniel y está muy cerca de morir. Muchas veces el parecido físico entre las dos versiones de si misma será muy notorio, por lo que a veces la confundirán y además de investigar tendrá que tener cuidado de no alterar la historia por equivocación y que eso afecte a las vidas futuras.Luce irá retrocediendo en el pasado de forma cronológica a las vidas más significativas, por lo que a veces los saltos en el tiempo serán más lejanos que otros. A veces sólo hay unos pocos años de diferencia, y otras veces, siglos.Su primer parada es en Rusia, en plena Segunda Guerra Mundial. Antes de leer el siguiente capítulo que nos mostraría la siguiente vida (o la anterior, mejor dicho), temí que la historia se volviera repetitiva y los acontecimientos de cada reencarnación fueran mas o menos los mismos salvando unos pocos detalles, pero no fue así. Cada vida es muy distinta de la otra, las circunstancias de sus versiones pasadas son diferentes, así como muchas veces su aspecto o incluso su personalidad.Como intermedio tenemos los capítulos destinados a Daniel, quien está también viajando en las Anunciadoras, tratando de alcanzarla. Siempre llega tarde, sin embargo, y se desencuentran.Estos capítulos intercalados con los de Luce ayudan mucho a no cansar, y resultan especialmente buenos cuando Luce tuvo alguno de sus arranques egoistas y uno necesita "no verla" durante un rato.Mientras duran los viajes en el tiempo, la historia es mucho más interesante que en los libros anteriores. Las vidas resultan breves precisamente porque son entretenidas, y cuando a Luce se le suma Bill, una gárgola de piedra con un sentido del humor bastante curioso, el libro toma más fuerza aún.Se genera una linda intriga respecto al origen de la maldición que la hace reencarnarse y morir al encontrar a Daniel. Se lee rápido, Luce no llega a cansar, la relación con Daniel nunca es excesivamente acaramelada (y si lo es, no dura demasiado) y tiene el suficiente misterio para que uno quiera seguir leyendo.El final sin embargo no me fascinó. No se qué esperaba, pero no era eso. Además la historia de Bill me resultó muy predecible.Hasta ahora el desenlace solía ser la mejor parte del libro, esta vez creo que no estuvo a la altura.Es un final abierto, lógicamente, porque todavía queda un libro más, pero a pesar de que promete venirse un problemón, no se... esperaba más tensión en la forma de encararlo. Volvió lo cursi y me resultó casi forzado. No estuvo a la altura de todo lo anterior, que fue muy entretenido.