El jardín de los hechizos - Sarah Addison Allen Reseña de Fantasía Mágica¡Cómo me gustó este libro! Si, así se los digo. Es magia pura.Sólo por el título ya me intrigó, es de esos nombres que me atraen como un imán, y por suerte la historia fue no sólo bella, sino muchísimo mejor de lo que esperaba que fuera.Lo leí muy rápido, y cuando iba por la mitad ya me di cuenta que era candidato a mi ¿selecta? lista de libros favoritos. Es de esos libros que se leen y no se puede parar.Si les gusta el realismo mágico, claro.Comenzamos la historia conociendo a Claire Waverly, una de las protagonistas.Claire vive sola en la casa de estilo Reina Ana (cómo me gusta ese estilo) donde vivió su familia por generaciones y donde hay magia por todas partes. Ella se gana la vida elaborando comida con toques exóticos que está sutilmente impregnada por esa magia. Todos aceptan con naturalidad sus habilidades y la contratan a menudo, ya que los eventos que involucran sus servicios de catering tienen un éxito garantizado. Cada ingrediente (por lo general flores) produce un efecto diferente y muy particular. Al final del libro hay una lista extraída de uno de los cuadernos de Claire donde se explica con más detalle para qué sirve cada uno.Es en uno de esos trabajos donde Claire conoce a un hombre que la atrae y la asusta a la vez, no porque él sea amenazante sino porque en su vida de controlada soledad nunca deja entrar a nadie para no terminar sufriendo.Cuando era muy chica, la madre de Claire las abandonó en la casa Waverly a ella y a su hermana de diferente (y desconocido) padre, Sidney (la otra protagonista), y murió en un accidente poco tiempo después. Claire tiene serios problemas con el tema del abandono.Sidney por otro lado comienza su historia un poco más avanzado el libro, pero no demasiado. Tiene una hijita de cinco años, Bay, y la conocemos mientras se escapa del hombre con el que vive y que la maltrata, para volver a la casa de su infancia. Casa a la que odia. Deberá comenzar de nuevo en un pueblo que sólo le trae recuerdos dolorosos, superar sus miedos y enfrentar el hecho de que nuevamente será parte de una familia extraña y, a sus ojos, anormal.Las hermanas se separaron hace 10 años en muy malos términos y ahora con la llegada de Sidney y Bay van a convivir por tiempo indefinido.Claire es una mujer hermosa y enigmática. Más allá del aura mística y de misterio que la rodea, es reservada y de pocas palabras. Bay la compara con Blancanieves.A pesar de que tiene más de treinta años yo no pude evitar verla todo el libro como si tuviera al rededor de veintidos. A pesar de ser una mujer adulta no sabe cómo hablar con la gente.Sidney es todo lo contrario, es extrovertida, sociable y simpática. Lo irónico es que de las dos, ella es la que tiene el pasado más oscuro. Reniega de su herencia de Waverly hasta el punto de haberse cambiado el nombre.Ellas dos no son los únicos personajes. Está la encantadora y anciana tía Evanelle, que tiene esporádicos e irrefrenables impulsos de regalarle cosas a las personas, y tarde o temprano, esas cosas les serán útiles. Debo decir que algunos de mis momentos favoritos fueron cuando inesperadamente esos objetos dados por Evanelle se vuelven absolutamente necesarios.Bay a pesar de su edad es la más madura de todas. Normalmente eso sería raro, pero en esta historia parece perfectamente adecuado que haya una niñita con la sabiduría de una anciana, y que a la vez tenga la inocencia y dulzura sencilla de su edad. Y siempre sabe el lugar correcto para todo.En la casa Waverly también hay un manzano encantado que tiene una enorme personalidad (casi casi que se roba el libro). Se dice que comer una de esas manzanas hace que uno vea el suceso más importante que ocurrirá en la vida, y es por eso que las mujeres Waverly lo cuidar celosamente y no permiten que nadie las pruebe. El manzano hará muchas apariciones durante el libro, golpeando gente con sus manzanas (y con una puntería muy buena) o manifestando su enorme temperamento de diferentes -y muchas veces inoportunas- maneras.Lo que me encantó de este libro (además de la magia) es que las dos hermanas comparten el protagonismo y las historias de ambas transcurren a la vez mientras se adaptan a la compañía mutua.Son dos mujeres fuertes y muy distintas, y con mucho sufrimiento en sus espaldas.Pero este no es un drama ni por casualidad.Tampoco lo consideraría un libro romántico-romántico, si bien el amor está muy presente, jamás llega a ser empalagoso. Es la vida de las dos hermanas haciendo su lugar en ese pueblo extraño y mágico.Es muy lindo el estilo de la autora, se lee facilísimo y está todo muy bien escrito. Es dulce y mágico, pero sabe plasmar bien la rudeza de la vida de Sidney como contraste de la magia del jardín y las comidas de Claire.