Walking Your Octopus: A Guidebook to the Domesticated Cephalopod

Walking Your Octopus: A Guidebook to the Domesticated Cephalopod - Brian Kesinger

Reseña de Fantasía Mágica

Compré este libro porque encontré al artista en DeviantArt y no me pude resistir.
Esta es una guía muy completa para todo aquel que quiera adoptar como mascota un pulpo.
Pese a lo que pueda parecer, el texto de este libro es muy serio. Es claramente en broma, pero está dicho con completa seriedad. Tanto el diseño como el tiempo presente en que nos habla nos transporta a la época Victoriana (y steampunk), donde tener un pulpo es signo de status social y buen pasar económico.

Pero no crean que tener un cefalópodo es algo sencillo. Ellos son criaturas enormemente inteligentes, y es por eso mismo que el entrenarlos puede resultar un poco complicado (además de que algunas especies son reencorosas). Sin embargo para despejar todo tipo de dudas está este libro, donde encontraremos a la izquierda un texto formal que nos cuenta todo lo que necesitamos saber sobre los pulpos (hábitos, psicología, cuidados, etc), y a la derecha las hermosas y divertidísimas ilustraciones que son la escencia de esta publicación.



Nuestros muy queribles protagonistas son Victoria y Otto. Victoria es la fundadora del popular movimiento Octo-Victorian (Pulpo-Victoriano sería) que parece que está arrasando por el país. Ella es la feliz poseedora de una mascota y gran compañero cefalópodo, gracias a quien su calidad de vida se incrementó notablemente. Da la sensación de ser un poco excéntrica y claramente despreocupada, además de que no le interesa lo que piensen los demás.
Con las simpatiquísimas ilustraciones de Brian Kesinger se nos narra sin palabras la historia de cómo adoptó a Otto -la eligió él, como debe ser- cuando sólo era un tierno y pequeño pulpito, cómo va creciendo y las diferentes actividades perfectamente mundanas (y otras no tanto) que desarrollan juntos. Me morí de amor con estos dibujos, y me encantó el juguete de Cthulhu, muy adecuado para un pulpito bebé (aunque Otto encuentre más divertida una caja de cartón).



Al margen de que la impresión es de gran calidad y todo el libro en general está hecho con muchísima prolijidad, algo que me sorprendió mucho es el tamaño. Si bien ya sabía que es rectangular, esperaba que no superara el tamaño de una novela común. Me encontré sin embargo con que mide unos 35x17cm. Grande. Es más, no se bien dónde lo voy a guardar.

Tiene poco texto y se lee rapidísimo, pero la mayor parte del tiempo lo pasé mirando cada detalle de las ilustraciones. El sentido del humor de todo el libro es genial además de muy tierno, y se nota que Otto es tremendamente feliz.
Además de que ya de por sí es una historia volada y muy original, les va a encantar a todos los que quieran a los animales y tengan la dicha de tener una mascota (aunque a veces quieran esquilarlos cuando rompen por tercera vez un par de anteojos).

Ya estoy buscando el refugio de pulpos más cercano, seguro que a mi perrito le va a encantar tener un amigo más.